El problema del embarazo adolescente

Si ciertas adolescentes planifican y desean su embarazo, para muchas otras no es el caso. Los embarazos son más frecuentes en las adolescentes procedentes de poblaciones pobres, poco instruidas o rurales.

En algunos países, las causas del embarazo precoz son prácticamente inevitables. Las jóvenes sufren a veces presiones sociales para casarse, y una vez casadas, para tener pronto a los hijos. En los países con menor ingresos, más del 30% de las adolescentes se casan antes de los 18 años, y cerca del 14% antes de los 15 años.

Evitar el embarazo

Algunas adolescentes no saben cómo evitar un embarazo. La educación sexual falta en muchos países. A veces tienen vergüenza o no se atreven a recurrir a los servicios de contracepción. Los anticonceptivos son a veces demasiado caros o no están legalmente disponibles. Incluso cuando los anticonceptivos se pueden comprar fácilmente, las adolescentes sexualmente activas son menos susceptibles de utilizarlos que las adultas.

Las adolescentes no siempre están en medida de poder rechazar relaciones sexuales no deseadas o resistirse a la voluntad del varón. Normalmente este tipo de relaciones se suele realizar sin protección.

Consecuencias sobre la salud

Las complicaciones del embarazo y del parto son la segunda causa de mortalidad en mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años en todo el mundo. No obstante, la reducción importante del número de fallecimientos ha sido observado en todas las regiones desde el año 2000, particularmente en el sureste de Asia, donde la tasa de mortalidad ha pasado del 21 al 9 por mil en las adolescentes.

Cerca de tres millones de abortos no medicalizados tienen lugar en mujeres con edades comprendidas entre los 15 y 19 años, cada año. Esto contribuye a la mortalidad materna y conlleva problemas de salud a largo plazo.

Embarazos precoces

Los embarazos precoces incrementan los riesgos para la madre como para el bebé. En los países con menos ingresos, el fallecimiento de los neonatos está en un 50% frente a los niños nacidos de madres menores de 20 años, que aquellos que nacen de madres con edades comprendidas entre los 20 y 29 años. Cuanto más joven es la madre, mayor es el riesgo para el niño. Los hijos de madres adolescentes son más susceptibles de tener poco peso al nacer, con un riesgo de consecuencias a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir